martes, marzo 15, 2005

Caperucita feroz

Mi ángel exterminador está enfadado porque no voy a verle, prometí visitarle hace más de un año, pero nunca voy, vive lejos, aunque hay un autobús que me deja frente a su puerta, sin transbordo ni nada, tan fácil como borrar tu número del móvil, tan difícil como olvidarlo, Caperucita conoce el camino, pero prefiere quedarse en el bosque jugando con el Lobo, Caperucita no sabe conducir, pero le encanta ir en coche, perderse por los caminos más peligrosos, Caperucita es tonta, pero tiene los ojos verdes y engatusa a los gorriones y a los pavos reales, pero siempre la acaban embaucando los lobos y los gatos con botas, pero Caperucita sigue sonriendo ajena a su estupidez, Caperucita hace pellas porque en el colegio le tiran de las trenzas y la hacen llorar, porque Caperucita es más alta que las niñas de su clase y parece mayor, pero es una llorica y cuando nadie la ve juega con sus muñecas y les hace vestidos, Caperucita tenía mucha imaginación, pero le hicieron engullirla con su pera, su manzana y su quesito en el recreo y Caperucita se hinchó como un globo y empezó a subir y a subir y a subir...

1 comentario:

Marsala dijo...

Pero vino el lobo exterminador y pinchó a Caperucita y entonces bajó de golpe. ¿Cómo se siente una al volver a tocar el suelo? La abuelita espera los suculentos manjares de tus ojos...