sábado, julio 23, 2005

Justicia poética

Al final la vida pone a todos en su sitio y sólo yo sigo en pie del cuadrilátero de la muerte y creo que lo que uno hace a los demás acaba volviendo a él, supongo que por eso ahora soy la única de los cuatro que no necesita medicación y que no sigue removiendo el pasado, la que peor lo pasó cuando sucedió, pero la que lo ha superado completamente y llega de nuevo a mis manos la opción de vengarme, pero no tengo ganas de hacerlo, tal vez no tenga fuerzas o sea demasiado cobarde...

1 comentario:

Nadia dijo...

La venganza es un plato que se sirve frío, demasiado frío te puede matar, no te congeles.... Para luchar ya está el ejercito; Cuando a tu mente vuelvan los pensamientos malditos, vuelvelo a pensar mejor y verás una lucecita, siguela pero no te ciegues, entonces ya entras en el laberinto donde no podrás escapar jamás....el laberinto de los pensamientos!!!!