sábado, mayo 14, 2011

Casa tomada

Y qué más dará que tome una decisión si luego viene otra decisión diferente y me toma a mí...

5 comentarios:

begusa dijo...

... te suena el verbo 'dejarse llevar'??...

p.d.: disfruta ;)

kynikos dijo...

la segunda elección ¿habría caído sin la primera?. seguramente no, y de ser así ¿acaso importa?.
me gusta mucho este reflexionar, que deriva en "y qué más dará". es precioso.

dEsoRdeN dijo...

jeje, gran reflexión. Ante todo, improvisación e instinto!

caleteador dijo...

uffff, las que nos toman marcan las diferencias, eso tiene doble filo, habría que saber porque en realidad se quioere o no se quiere, conocerse a uno mismo para quererlo o no querello, para dejarse llevar o ponerle remedio, cambiar.Quiero pensar que debemos de aceptarnos y a la vez tenemos una minima posibilidad de cambio aunque genio y figura....LO QUE ES,ES.

Anónimo dijo...

Me remito al comentario que hice en un post posterior a éste sobre la voluntad y su rechinar de dientes en el acto de la redención.

Amante,

Un mono sin selva.