viernes, febrero 22, 2008

Y quiero que olvides que más dura será la caída de los dos

Y como tantas otras veces resucité, al fin, lenta, pero vigorosamente, con cierto miedo al principio, ya kamikaze otra vez, bajando la guardia, poniendo esperanzas donde seguramente no deba. Pero sintiendo de nuevo y viviendo tan intensamente "que vosotros no podriais ni imaginar"...
Y cuando caiga, si no hay nadie para ayudarme a levantarme, volveré a resucitarme, una vez más...

7 comentarios:

La Oruga dijo...

Quiero que seas mi amiga por siempre... para poderte regañar.

peter dijo...

está bien eso de resucitar

FLUCTUAT NEC MERGITUR dijo...

gacias.....esta semana me caeré en casa....

The Wild Rose dijo...

La resurrección ante todo.

La Oruga dijo...

Aunque, ahora que lo pienso, los malabarismos previos a la caída a veces... en fin.
Si te digo la verdad, llevo un tiempo tratando de encontrar la fórmula de ser generosa sin sentirme timada... tengo la cabeza llena de sumas, restas, euros y divisiones.

icaro100 dijo...

Me gusta este blog :)

0nironauta dijo...

Aplastarse la cabeza una y otra vez contra la pared, pensando en cada caramonazo que el próximo no te dolerá tanto, produce unos chichones de aúpa...

Pero bien sabemos que, a veces, es el muro el que cae.