martes, diciembre 20, 2005

Arde Troya (o la combustible historia de Lilith y Sansón)

Debido a un complejo de Edipo por parte materna y un árbol genealógico enormemente confuso, siempre quise ser pelirroja. Probé un montón de tintes, pero no conseguía dar con el color que tenía (y tengo) en mente. Finalmente asumí que la naturaleza me había hecho ser una rubia con facciones de pelirroja (o la pelirroja de la melena dorada).
La noche del sábado una chica quemó mi pelo con un cigarrillo, mientras mi melena ardía yo bailaba feliz, hasta que noto los aspavientos de la gente de mi alrededor y empiezo a sentir un ligero olor a chamuscado. Después me dijeron que por un momento mi pelo fue rojo y parecía que toda mi melena iba a arder. Creo que si hubiera visto mi pelo en ese momento me habría caído redonda, eso o habría ardido en el Infierno...

2 comentarios:

0nironauta dijo...

jajajaajajajajajaja.

Muy bueno. Si el título de tu blog es por tu signo zodiacal, estoy seguro de que nunca dejarás de buscar ese color, es la típica paciencia de los tauro, que a veces nos lleva muy cerquita de la combustión espontánea.

Yorchus dijo...

Lo mismo sacas una nueva moda y ahora nos prendemos tod@s el pelo en el momento algido de la cancion ;)

Yorchus