viernes, junio 24, 2011

Sueño con cuchillos.
No hablo de pesadillas.
Hablo de soñar despierta y fantasear
con cuchillos que me abren en canal
por el vientre.
Y cómo toda esa sangre catártica
es lo único que alivia este dolor.

7 comentarios:

Helenaconh dijo...

joder tía, qué gore. Me he acordado de mi:

"Hoy,

sólo tengo ganas de tumbarme
en un suelo caliente
y quemarme los ojos,
para no verte más."

Estepa Grisa dijo...

Abrirse en canal... recuerdo también haber escrito sobre ello. Es la catarsis máxima, el threnos hecho vísceras.
Un abrazo, Grace. Los abrazos a veces consiguen sostener un poco ante lo contundente de partirse en dos.

Elena Lechuga dijo...

me baño en la de otros
despierta
o
dormida

Eva y la manzana dijo...

Como si pudieras limpiarte de todo lo que llevas dentro.
Un beso

begusa dijo...

los cuchillos no hieren a la conciencia... mal que (nos) pese...

Anónimo dijo...

¡Qué expresión más visual de ese acto que realizan millones de seres antes de expulsar la sangre concentrada en el animal "hijo"!

Atentamente de nadie y a sus pies,

El diablo

Anónimo dijo...

Sí...siento cómo se clavan