miércoles, marzo 30, 2011

Antítesis

Hoy estoy cansada,
no es un cansancio poético y existencial como el de Girondo,
ni un cansancio digno como el de un jubilado,
o infinito como el de un obrero.

No es un cansancio sabio, como el de algunas abuelas
ni luminoso como el del viajero.
Tampoco es un cansancio alegre o vibrante,
como el de las parejas que hacen el amor.

No es un cansancio atlético como el de un deportista,
ni un cansancio gris como el de los opositores,
ni siquiera es un cansancio épico, como el del guerrero.

El mío es un cansancio espeso, pegajoso
un cansancio feo y aburrido,
un cansancio prescindible,
un cansancio estúpido,
un cansancio obvio.
Un cansancio tan infantil,
que es un cansancio
que me da vergüenza.

Y es que hoy estoy cansada,
- y lo confieso muy bajito-
muy cansada
de quererte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Coño, pero quién es Girondo.
Mi infinita ignorancia me pasma cada día.
No, me niego a guglearlo, que me canso, me canso....

Muacs

kynikos dijo...

precioso como sumerges en la realidad. pareciera pavesse, pero con un estilo muy muy propio. me alegra haberte descubierto.
un saludo