jueves, noviembre 15, 2007

El sindrome de Stendhal no dura eternamente, salvo que se mate al sujeto que lo provoca...

1 comentario:

La Oruga dijo...

Ummm... ¿matar a la belleza la vuelve eterna?

Y, sin embargo, todo empezó en Florencia...