lunes, abril 18, 2005

Señal de alarma, no usen la puerta de emergencia

Quería decir alguna cosa, contestar a las preguntas que me hacía intentando que olvidara sus últimas palabras, pero me quedé completamente muda, sin poder olvidarlas, no dijo nada que no supiera ya, pero soy lenta de reflejos y al igual que algunos no le encuentran rima a los poemas de Isla, yo no le encuentro la gracia a esta broma llamada vida y si no hablo es únicamente porque ha sonado la campana en mi subconsciente, sálvese quien pueda, por favor en orden y sin empujar...

2 comentarios:

gretelgris dijo...

Será tópico decir que a veces no hay palabras. Los tópicos es que son muy socorridos... Pero tal vez, en esos momentos en que no hay palabras, hay que poner muuuchas, muchas, muchas. Y si es posible, muy deprisa, sacándolas de dónde sea..

"Qué miseria de domingo se esconde en el azar inútil de dias mediocres de corazón malherido
La loca luz está evaporada sólo niebla en las calles supongo
Niebla y bochorno en un panorama en el que no existe ni el vino
Tranquilidad absurda en la que una sola palabra sirve para desplazarme algo de esta tristeza
Tristeza de malditas sombras que enrojecen este atardecer en el que ahora por fin respiro

No me agacharé no cederé al abuso estoy cansado
Vaya bienestar insípido sin realismo siquiera
Bellos barcos quisiera para mi y alejarme durante un tiempo
de este país que no ofrece más que grotescos túmulos donde hartarme de horas vacías
Sucias burbujas puro lodo pero me agarraré a esa planta-árbol maravillosa y verde
Para columpiarme en los faros de ese tiempo que anhelo."

cen dijo...

A veces nos pasa eso, que no sabemos que contestar a una pregunta. Y nos quedamos asi.