sábado, julio 28, 2012

Visiones

Escribo poco- o nada-
últimamente:
he hecho un pacto conmigo misma,
me he prohibido pensar en ti.
Así que escribo poco- o nada-,
pienso menos
y ya sólo hablo por hablar
(se me da bien).
Sueño poco también,
no vaya a despertar
y me encuentre con que todo era mentira.

Ayer me salté mi dieta,
y pensé que si
nos viéramos no me reconocerías,
así medio muerta que estoy,
como anestesiada:
sin pensar, sin hablar, sin soñar, sin brindar, sin vivir, sin
amar...
Y se me quitaron las ganas que llevo incrustadas
de verte.

4 comentarios:

La chica triste que te hacía reír dijo...

¿sería una -visión- nada más?

dEsoRdeN dijo...

Pues quizás deberías cambiar esa dieta que te está convirtiendo en zombie...

InfusionDeLotoNegro dijo...

Y dijo Alicia:
Si este mundo es un completo sin sentido, ¿Qué nos impide inventarnos otro? (o algo así decía ella)
¿Te imaginas que te inventas un amor y un día resulta que conoces a alguien que es exactamente igual?
Escribe sobre eso, por favor… (Me lo ha dicho mi maquina interpreta sueños)

:)

Anónimo dijo...

¿Cuánto tiempo ha de pasar hasta que la mente asume la absoluta y radical "prescindibilidad" de todo ser humano? (Es curioso, la RAE recoge el término "imprescindibilidad"; no el de "prescindibilidad". ¡Qué optimistas! Los académicos siempre en su torre de marfil). Imagino que hay un tiempo para cada cosa que fluctúa en función de la personalidad de cada cual: un tiempo para saber conducir (no para sacarse un carnet); un tiempo para asumir la pérdida de alguien (a veces un tiempo más largo que la vida misma); un tiempo para entender una ley publicada en el BOE (a veces ese tiempo es el que va desde que se promulga hasta que se deroga)... En fin, un tiempo, ese bien (o ese mal) tan escaso (o tan abundante).
Sobre dietas (aunque mi opinión, ya sabes usted, es totalmente prescindible), la única dieta que concibo es la Dieta de Worms... la más rebelde.

Selváticamente suyo, a sus pies, respirando el hechizo de sus plantas...

Imagine.