domingo, febrero 28, 2010

Envasados al vacío

A veces creo que,
tanto tú como yo,
disfrutamos
haciéndonos daño a nosotros mismos
utilizando al otro como arma
arrojadiza.
Yo para ti,
no soy más
que una excusa,
igual que tú
lo eres para mí.
Tal vez, esa sea la única razón
por la que nos necesitamos
-es tan fácil confundir la necesidad con el amor-,
tal vez, por eso siempre
acabamos volviendo
el uno al otro.

6 comentarios:

samsa dijo...

el amor es el odio que te hace insultar a la persona que amas...; pero también el amor es poder llamarte malaputa y que tu sonrías...

Estepa Grisa dijo...

cuanta autodestrucción.
cuanta verdad.

peter dijo...

es muy largo sino me lo tatuaba en la espalda.

begusa dijo...

a las personas nos aburren los caminos llanos... y también la felicidad gratuita...

Aine dijo...

"...llamamé malaputa, pero llamamé"

(...y aquí es donde empiezan los problemas de verdad, confundiendolo todo, cediendo demasiado, volviendo....sea como sea...)

la chica de las biscotelas dijo...

vaya...