jueves, diciembre 10, 2009

Amnésicos

He desandado tantas veces el camino. He caído en tu juego una y otra vez. Como si en cada movimiento me olvidara del anterior.

Nunca comprendí ese empeño en supurar promesas que nadie te pedía. Idénticas promesas que nunca cumplías. Como si en cada movimiento tú también olvidaras el anterior.

Aunque en realidad, creo que te conozco mejor de lo que tú nunca has sospechado. Y puede que sobreviviera a todas esas promesas porque nunca me las creí del todo.

No voy a enfadarme contigo, ni siquiera conmigo, no voy a gritar que se acabó, ni borrar tu teléfono o tus mensajes. No voy a deshacerme de tus cosas. No me haré tatuajes, llenaré la casa de posits. Esta vez no pienso derramar ni una lágrima.

No voy a hacer absolutamente nada más que sentarme a esperar.

5 comentarios:

begusa dijo...

sch-sch... hola... soy yo... aquí... sentada a tu derecha... ¿crees que estaremos mucho tiempo esperando?
(es que hace un poco de frío, no?)

Grace en el País de Las Maravillas dijo...

Hola...¿Te gusta el chocolate caliente? Para el frío viene de perlas y para los disgustos también.
(Parasiempre me parece mucho tiempo...)

L0usie dijo...

Cierto, imprescindible una buena banda sonora.. (y se me olvidaba..)

Y chocolate caliente.
Es perfecto a las ocho, cuando acabas de despertar y tienes los sentidos eclipsados.

Aine dijo...

Yo invito a compartir mi vino tinto, uno más bien joven, roble francés, aromático, con cuerpo, intenso y suave.
Una copa en la mano, apoyada en la ventana viendo el atardecer... el mañana se aproxima; disfruta esa sensación pausada, mirar el final de algo con la calma de saber que hay un nuevo comienzo.

Que la amnesia no apague los sentidos. El dolor es una fuente de inspiración inmensa.

Chocolate, música y vino, ¡que gran combinación!.

Libertad Kaiser dijo...

Esperar?! De eso nada, bonita, que tienes muchas cosas que hace, ponte en marcha!