lunes, febrero 16, 2009

Olvidaste el tabaco y las boquillas en la fiesta,
yo los cogí para darte una sorpresa.
Acabo de tirarlos junto al pescado podrido.
Nada nos une ya.

4 comentarios:

La Oruga dijo...

Definitivamente, tenemos que hablar!

0nironauta dijo...

Qué pena de pescado.

Libertad Kaiser dijo...

La basura, mejor en la calle.

Jose Ramón Alarcón San Martino dijo...

Ah, querida, qué acerba imagen tan deliciosamente masticable!

Cuando uno va depositando semillas que anuncian sofisticación y decadencias, las alcantarillas de las fiestas concluyendo siendo enferma bisutería.

Ósculos impúdicos.