miércoles, diciembre 10, 2008

Acabo de darme cuenta de que yo no tengo ningún vestido de cocktail.
Lo sorprendente es que no lo haya echado de menos hasta ahora.

3 comentarios:

Libertad Kaiser dijo...

Acabo de ver en el enlace de mi blog que habías escrito algo nuevo, y me he alegrado. He dado al click en seguida, para leerlo, con entusiasmo, quizá esperando algún nuevo tatuaje. Y qué me encuentro:
una conversación de baño viejo a la una de la mañana !!!!! (es decir, tu reflexión sobre ella).
Y sólo puedo decir:
disfrazarse es taaaaan divertido!
(puta, entre tu y la otra, qué bien me lo paso)

The Wild Rose dijo...

Tendría que revisar tu armario, pero muy raro me parece que en ese aleph, en ese punto que lo contiene todo, en esa reunión de telas y formas y colores... no haya un maldito vestido de cóctel. Habrá que ver.

jorge dijo...

Solo echamos en falta las cosas que necesitamos para acompañar a la persona adecuada.

¿De coctel? jejeje.