viernes, mayo 23, 2008

Hace días que he dejado de ser la reina de la fiesta para convertirme en la princesa equivocada...

7 comentarios:

The Wild Rose dijo...

El día que tú dejes de ser la reina de la fiesta será que ya no hay fiesta en absoluto.

Kaiser dijo...

Coincido con the wild rose, salvo porque tanta reina y tanta princesa me evocan la necesidad de séquito. Y tú, alteza, no necesitas de esas minucias.

Kaiser dijo...

O no debieras ;-)

Anónimo dijo...

Nunca te entraron los zapatos de crital.
Patética.

Von Savigny dijo...

eeeey eyyy eyyyyyy baby eyyy eyyy eyyyyy

Mejor la reina que la reinona!!


P.S. se escribe "metacrilato" xD

peter dijo...

todas las chicas que conozco pagarían por ser de alguna forma princesas.

Grace en el País de Las Maravillas dijo...

Incluso si fueran princesas equivocadas, Peter?